La palabra es plata y el silencio es oro