Todo nace y todo muere