Sin trabajo no hay atajo