Ojalá las fuerzas nunca falte