Cada uno ve lo que quiere ver