Ante la muerte, todos somos iguales