A veces la simpatía no tiene límites