Sin obstáculos

Entra un ciego en una cocina, coge un rallador de queso, y dice: "¿Pero quién ha escrito esta tontería?"