Ping-Pong

Una joven de vacaciones escribe a sus padres:
- Todo va bien. Me estoy apasionanda por el ping-pong.
La respuesta de los padres fue:
- No importa que sea chino, mientras sea un buen hombre.