Invierno ruso

Un granjero tenia su tierra en la frontera entre Polonia y Rusia, 
durante un tiempo en que la frontera estaba siendo cambiada continuamente. 
Cuando por fin se decidieron las disputas territoriales, un dia llega el 
cartero a la granja y le dice : 
- Enhorabuena, compatriota ! Su granja ya esta definitivamente 
dentro de territorio polaco ! 
- Pues me alegro mucho, de verdad, porque ya estaba harto de esos 
inviernos rusos.