Cada cosa tiene su propietario