Primavera, señores y señoras