No hay consecuencia sin causa