No todo va como debe