Hay que ver un trozo del mundo