Un ladrillo, un día de la vida más